Mis conversaciones con el Atlántico. Saltar las olas



Esta Semana Santa he estado en Portugal. Hay unas playas inmensas y solitarias bañadas por ese océano tan poderoso que impone con solo mirarlo. Impone y también reconforta. Él se explica con toda su fuerza y bravura, con esas olas gigantescas que rugen cuando rompen y que, después de la explosión, todo queda en una preciosa espuma blanca que acaricia la arena una y otra vez. 

Y es lo mismo que me sucede a mí con muchas de mis situaciones personales.

Al principio las veo como algo poderoso que me sobrepasa, me arrastra e, incluso, me puede tragar. La mayoría de las veces no me cubren, simplemente me pasan con mayor o menor mojadura y que, casi siempre, me hacen reír y desdramatizar la historia quedándose en una mera anécdota.

Realmente me gustaría que el mar sólo me acogiera y no me asustara su oscura profundidad, que todo sucediera en la orilla que es donde radica mi seguridad. Y al mismo tiempo una de las cosas que más me gusta al bañarme es saltar las olas como lo hacía desde niña para que no me pasasen por encima...

Probablemente es la forma de aprender que cuando las situaciones me sobrepasan necesito soltarlas, pues una vez que me libero pierden fuerza y acaban "acariciando la arena con su suave espuma" Un aprendizaje que me está costando más de lo que me gustaría y, al mismo tiempo, cada vez soy más consciente de ello sin desgastarme tanto...

Y tú, ¿prefieres saltar las olas o esperar a que te pasen por encima?

 

Por Paloma García Riera y Mijares

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.

 

Pin It