Mis conversaciones con el Adriático

Hace poco estuve de vacaciones en Croacia en un tour organizado . El último día decidimos no ir a la excursión presentada y pasar un día tranquilo en la playa, después de una semana ajetreada con visitas a diversos puntos de interés de un país precioso. Mientras me bañaba en el Adriático con una entrañable amiga empecé a pensar en la vida, en que estamos tan ocupados en intentar ser algo, que pocas veces disfrutamos de lo que realmente somos.

Leer más...

Mis conversaciones con Julieta. Ser buena persona no pasa de moda

Ayer me encontré con Julieta, una entrañable amiga con la que hacía tiempo que no coincidía.

Después de comentarnos brevemente nuestra vida, quedamos para vernos la siguiente semana.

Leer más...

Mis conversaciones en el restaurante. Estar sin estar

Hoy estuve comiendo en un restaurante de la costa como despedida de unas estupendas vacaciones.

Leer más...

Mis conversaciones conmigo 12. Formas de aprender y enseñar

Cualquier persona es un ser brillante... Cualquiera que conozcas, con cualquiera que te cruces... Hasta hace poco para demostrar que una persona era sobresaliente era necesario realizar unas pruebas específicas de inteligencia... ¿Cómo es posible que se etiquete hoy día por los resultados de un test de capacidades, cuando está demostrado que la inteligencia no es algo fijo, sino que puede variar en función de su curiosidad, su capacidad de asociación y de muchas cosas más?. Por eso decir que se es o no inteligente es complejo.

Leer más...

Mis conversaciones conmigo 11. Perderme sin rumbo

Justo antes de Semana Santa tuve una temporada de mucho trabajo. Esto se me había juntado con otros temas familiares y formación. ¡Estaba hasta arriba!. Además, en esas vacaciones, no podía salir de Madrid ya que tenía temas pendientes de resolver en los días centrales.

Leer más...

Mis conversaciones conmigo 10: Sonría, por favor

Hace unos días llegó a mis manos una noticia sobre un slogan con mucho éxito, hace casi medio siglo, que sigue vigente hoy en día "Sonría, por favor" ¿Te acuerdas?

Leer más...

Mis conversaciones con Carlota. Seguir caminando

Hace unos días me encontré con una compañera de trabajo y me comentó que estaba fatal por un problema acuciante con su marido. Me decía que no podía dejar de pensar en ello y que no lograba encontrar ninguna solución que les fuese bien a ambos. Además lo agravaba la angustia que sentía cada vez que reflexionaba sobre esa situación.

Leer más...

Mis conversaciones con Daniel. El efecto dominó

Hace unos días me encontré con un amigo. Hacía tiempo que no le veía. Al preguntarle cómo le iba todo me empezó a detallar que esa mañana se había levantado "torcido", de mal humor sin saber por qué y, desde entonces, todo le había ido mal. Había discutido con su mujer y había llegado tarde al trabajo. Allí le había tocado un "marrón" por el que iba a tener más trabajo toda esa semana y, aunque le gustaba el tema, le fastidiaba tener que salir más tarde y no poder ir a su partido de tenis o a natación...

Leer más...

Mis conversaciones con Anabel. No vemos las cosas como son sino como somos

El otro día fui testigo de cómo una pareja de grandes amigos míos discutían entre ellos sobre la posible venta de una de sus propiedades.

Él quería vender la casa pues le llevaba mucho tiempo y trabajo cuidarla y mantenerla, la edad no le ayudaba y estaba empezando a odiar ir a ese paradisiaco lugar. Ella no quería venderla pues la consideraba su refugio, estaba sentimentalmente unida a ella porque allí habían crecido sus hijos y era un lugar que le alejaba del estrés y le acercaba a su corazón.

Leer más...

Mis conversaciones con el Atlántico. Saltar las olas

Esta Semana Santa he estado en Portugal. Hay unas playas inmensas y solitarias bañadas por ese océano tan poderoso que impone con solo mirarlo. Impone y también reconforta. Él se explica con toda su fuerza y bravura, con esas olas gigantescas que rugen cuando rompen y que, después de la explosión, todo queda en una preciosa espuma blanca que acaricia la arena una y otra vez.

Leer más...

Mis conversaciones con Flora. Como un boomerang

Esta semana ha sido complicada para mí. A un ser muy querido le dieron una mala noticia respecto a su salud. La impotencia, la pena y la angustia se apoderaron de mí cuando me informó.

Leer más...

Mis conversaciones conmigo 9. ¿Soluciona la vida o soluciono yo?

LLevo un par de semanas sin tregua. Se van sucediendo situaciones conflictivas que me descolocan, haciéndome sentir mal. Experiencias de vida que, de saberlo con anterioridad, procuraría no pasar por ellas o hacerlo de puntillas. Sin embargo ahí están, esperando a ver cómo me desenvuelvo, cómo las sorteo. En principio siempre intento actuar, ya que es como mejor me siento, "ayudar" a que fluya... y en esta última quincena no me ha funcionado.

Leer más...

Mis conversaciones con Teresa. ¿Fácil o sencillo?

Este fin de semana he estado en el Seminario Yo Ahora. Una buena inmersión en mí misma con la intención de conocerme más y cuidar mi parte más esencial.

Ha sido un fin de semana intenso y muy enriquecedor. Muy recomendable para encontrarte a ti en este caos de vida que llevamos en general. La verdad es que ya lo había recibido y repetí la experiencia para estar al lado de una buena amiga que lo presenciaba por primera vez.

Leer más...

Mis conversaciones en el tren. El impacto de nuestra actitud

Hace unos días hice un viaje relámpago para visitar a una amiga. El trayecto en tren es corto, poco más de una hora.

Mi compañera de asiento era una mujer joven que no paraba de hablar por teléfono con un volumen alto y, por su conversación, se adivinaba que estaba enfadada con su interlocutor.

Leer más...

Mis conversaciones con Candela. Cuidarnos a nosotras mismas

Este fin de semana estuve en casa de una íntima amiga y, como siempre, nos quedamos conversando de lo divino y de lo humano hasta altas horas de la madrugada. A pesar de que, en ocasiones, el cuerpo se resiente, la gran mayoría de las veces el alimento para el alma lo compensa.

Leer más...

Mis conversaciones conmigo 8. Para luego

Llevo una temporada sin parar. Sin oportunidad para nada que no sean obligaciones. Esos días que se juntan unos con otros parando únicamente en los tiempos de sueño o alimentación. Suelen ser días largos que se pasan en un suspiro porque "sólo" tienen veinticuatro horas... ¿Te suena?

Leer más...

Mis conversaciones con Sara: Ábrete a recibir (Dar, pedir, recibir)

Hoy estaba tomando un vino con una amiga de toda la vida. Comentando nuestras andanzas me dijo "Es que tú y yo somos de las que disfrutamos más dando que recibiendo". No pude contradecirla aunque puse sobre la mesa que, para que nosotras seamos felices dando, alguien tiene que recibir  y, si es tan bueno dar, para que otro pueda sentirse tan bien como nosotras  dando es indispensable que también nos abramos a recibir. Si no es imposible ¿No te parece?

Leer más...

Mis conversaciones conmigo 7. ¿Y si sólo me quedara hoy?

Ayer me desperté con una noticia triste. Acababa de morir el hermano pequeño de un familiar. No llegaba a los cincuenta años.

Leer más...

Mis conversaciones con Lorena. El efecto "Mary Poppins"

El otro día fui a cenar con una gran amiga mía y, como siempre, nos surgieron temas de lo divino y lo humano.

Leer más...

Mis conversaciones con Luz: Decir lo que se piensa y pensar lo que se dice

El sábado pasado estuve comiendo con mi amiga Luz. La conversación transcurrió sobre el tema de la sinceridad. Me comentaba que a ella le gustaba decir lo que pensaba pues uno de sus valores era la franqueza y no quería engañar a nadie sobre su forma de opinar. Le molestaban mucho las personas que no expresaban lo que sentían por el miedo al qué dirán, porque quisieran ocultar sus verdaderos sentimientos o porque no se atreviesen a mostrarse tal cual eran, sin tapujos.

Leer más...

Mis conversaciones con Javier: Los sabios de mi clase

Hace unos días estuve cenando con un grupo de personas desconocidas, para mí, en su mayoría. Me senté al lado de Javier y comenzamos a hablar de nuestras ocupaciones y ocio.

Leer más...

Mis conversaciones con Verónica: ¡Qué paren el mundo...que me bajo!

Ayer por la noche cuando llegué a casa coincidí en el ascensor con mi vecina Verónica. Al preguntarle qué tal le iba la vida me comentó que había sido un día muy largo y todo le había salido mal. Se levantó tarde, ya que no oyó el despertador y ni siquiera había podido desayunar. Después perdió el metro y el siguiente venía tan abarrotado que no pudo cogerlo, por lo que llegó tarde al trabajo. Al llegar siguieron las desdichas... No le funcionaba el ordenador y y no le quedó más remedio que posponer todo el trabajo del día hasta que se lo solventó el técnico por la tarde, por lo que salió un par de horas más tarde que, aunque se las abonaban, hacía que la jornada fuese agotadora. Me dijo: "Hoy... ¡Qué paren el mundo, que me bajo!"

Leer más...

Mis conversaciones con Carmen: Es peor pensarlo que pasarlo

Hace unos días me llamó una amiga que estaba muy preocupada ya que le habían diagnosticado un problema de salud y la solución pasaba por una intervención quirúrgica. Estaba agobiadísima cavilando sobre los mil problemas que le podrían ocasionar la anestesia, la intervención, el postoperatorio, los cambios domésticos en su familia durante su baja etc.

Leer más...

Mis conversaciones con Isabel: Todo pasa por algo

El fin de semana pasado me llamó una amiga. Le habían fallado todos los planes para celebrar su cumpleaños. Estaba realmente enfadada por la descortesía y la falta de respeto o educación de los que la habían dejado plantada. ¡Su círculo más cercano!

Leer más...