7 falsos mitos sobre la Meditación



En la actualidad, la meditación es una práctica cada vez más extendida por todo el mundo, aportando a millones de personas numerosos beneficios en cuerpo, mente y espíritu. Una técnica que, demostrado por múltiples estudios científicos de las Universidades más prestigiosas del mundo, aporta un sinfín de ventajas en la salud de quien lo practica, así como en su calidad de vida a todos los niveles.

Sin embargo, y sobretodo para quienes aún no han comenzado su experiencia con la meditación, existen numerosos mitos alrededor de esta práctica, la mayoría erróneos. Hemos recogido algunos de los más extendidos, para aclarar la realidad acerca de cada una de estos falsas creencias.

1. Meditar es difícil: FALSO.

LA VERDAD: En realidad, iniciarte en la meditación es un proceso muy fácil y asequible, aunque sí es cierto que es recomendable comenzar bajo las instrucciones de un experto o maestro de meditación. Con la ayuda adecuada, podrás comenzar a meditar de la manera más cómoda y agradable, siguiendo los consejos de tu guía o maestro de meditación, para que puedas aprender correctamente las técnicas adecuadas, aprovechando al máximo tu práctica, y experimentar todo su potencial por ti mismo.

2. Requiere dejar la mente en blanco: FALSO.

LA VERDAD: Aunque se trata de uno de los mitos más extendidos acerca de la meditación y el motivo por el que muchas personas se rinden con frustración; la realidad es bien distinta: meditar no consiste en detener o eliminar tus pensamientos. De hecho, este enfoque sólo genera estrés y una conversación interna aún más ruidosa, ya que no podemos detener nuestros pensamientos, pero sí podemos decidir cómo queremos atenderlos y la atención que queremos darles. Cuando meditamos, lo que hacemos realmente es centrar nuestra mente en un objeto de atención, que puede ser nuestra propia respiración, o un mantra, con el fin de alcanzar un estado de paz y calma mental. Inevitablemente, durante nuestra práctica vendrán pensamientos a nuestra mente, en estos casos, lo que hacemos es tomar consciencia de estos, y, sin juzgarnos, amablemente con nosotros mismos, volver a enfocar nuestra mente en nuestro objeto de atención, ya sea la respiración, un mantra, o cualquier otra técnica utilizada.

Además, aunque te hayan venido continuos pensamientos durante tu práctica, también experimentarás los maravillosos beneficios que ofrece la práctica de la meditación.

3. Sus beneficios aparecen tras años de práctica: FALSO

LA VERDAD: Muchos de los beneficios de la meditación son aparecen de manera inmediata, con la primera sesión. Es cierto que la práctica regular de la meditación ofrece beneficios más profundos a largo plazo, pero muchos de ellos podrás experimentarlos de manera inmediata. De hecho, puedes comenzar a disfrutar de muchas de sus ventajas desde la primera vez que te sientas a meditar. Cientos de estudios científicos han demostrado importantes cambios físicos más profundos que en tan sólo 8 semanas, como la reducción del ritmo cardíaco, mejora en el sistema inmunológico, desarrollo de la concentración y la memoria, y por supuesto, una mayor sensación de calma, serenidad y bienestar en tu día a día.

4. Meditar es huir de la realidad: FALSO

LA VERDAD: El verdadero propósito de la meditación no es desconectarse y alejarse de todo, sino todo lo contrario, se trata de sintonizar y crear un verdadero contacto con tu verdadero Yo, que va más allá de cualquier circunstancia externa. A medida que vas practicando regularmente, alcanzas un estado de la mente mucho más calmado y abierto, desarrollándose el pensamiento creativo y aumentando tu verdadero potencial, que es infinito e ilimitado. Si bien algunas personas intentan usar la meditación como una vía de escape a sus conflictos internos no resueltos, este enfoque en realidad va a contra corriente de todas las enseñanzas de la sabiduría acerca de la meditación y el mindfulness. De hecho, existen toda una variedad de técnicas de meditación desarrolladas específicamente para identificar, movilizar y resolver esos conflictos internos que generan emociones negativas. En estos casos, te aconsejamos trabajarlo con un terapeuta que pueda ayudarte a explorar y sanar con seguridad el dolor del pasado, permitiéndote así poder regresar a tu estado natural de plenitud, amor y armonía interior.

5. Meditar requiere un tiempo del que no dispongo: FALSO

LA VERDAD: Si sientes que tu agenda está demasiado apretada, recuerda que meditar al menos unos minutos al día, siempre será mejor que no hacerlo ninguno. Por ello, realmente te invitamos a no dejar de meditar sólo porque es un poco tarde o porque te sientas cansado. Paradójicamente, al pasar tiempo meditando regularmente, en realidad ganamos más tiempo. La meditación lleva nuestra mente a un estado de alerta-relajada, un estado que produce mejoras en la respiración, disminuye el ritmo cardíaco y la presión arterial y reduce la producción de las hormonas del estrés y la ansiedad, eliminando así la sensación subjetiva de que “no tengo tiempo”. De hecho, este estado de alerta-relajada proporciona un verdadero y refrescante descanso para el cuerpo y la mente, que mejora la concentración y la capacidad de focalizar el pensamiento, aumentando nuestra productividad y ayudándonos a lograr nuestros propósitos de una forma mucho más sencilla y fluida.

6. Se trata de una práctica espiritual o religiosa: FALSO.

LA VERDAD: La meditación es un práctica que nos lleva más allá del ruido mental hacia un estado de mayor quietud, silencio y calma interior. No implica una orientación espiritual específica; de hecho, muchas personas de diferentes religiones la practican sin generar ningún conflicto con sus creencias, incluso existen muchos meditadores ateos o agnósticos. Lo cierto es que se trata de un ejercicio mental que, científicamente demostrado, ayuda a experimentar calma y armonía interior, además de los numerosos beneficios que aporta a nivel fisiológico. La meditación ayuda a enriquecer nuestras vidas y nos permite disfrutar de cada momento de una manera más completa, plena y feliz.

7. Meditar implica tener experiencias místicas, estados de trance: FALSO

LA VERDAD: Algunas personas esperan, o creen, que a través de la meditación van al alcanzar experiencias como levitar, experimentar alucinaciones o sentir una iluminación divina. Lo cierto es que, aunque realmente vamos a tener una experiencia maravillosa al meditar, incluyendo los sentimientos de felicidad y armonía, estos no son el propósito de la práctica. Los beneficios reales de la meditación los experimentamos durante el resto de la jornada, cuando no estamos meditando y nos ocupamos de nuestra vida diaria. Al salir de nuestra sesión de meditación, nos llevamos con nosotros algo de quietud y calma mental de nuestra práctica, que nos permitirá ser más creativos, estar más centrados, y ser más agradables con nosotros mismos y nuestro entorno durante todo el día.

 

¿Has descubierto ya nuestro Curso digital de Meditación Esencial?. Contiene todo lo que necesitas, es fácil y definitivo, y está diseñado para adaptarse a tu estilo de vida: En sólo 7 semanas habrás incorporado de forma sólida la meditación en tu rutina diaria, y podrás disfrutar de todos sus beneficios durante toda la vida. Lo recibes en tu casa, y cuentas con apoyo para resolver las dudas que te vayan surgiendo.

Quizá también te puedan interesar otros artículos como Beneficios de la meditación diaria avalados por la ciencia Parte 1 o Beneficios de la meditación diaria avalados por la ciencia Parte 2

También puedes ver más información sobre nuestra sencilla colección de Meditaciones Guiadas “Sin Límites”, con las que podrás iniciar fácilmente tu práctica en cualquier lugar, o información sobre nuestro Programa Yo Ahora , con el que obtendrás todas las herramientas necesarias para llevar una vida extraordinaria

 

Pin It