Cómo aprovechar tu tiempo a través de la meditación



“No tengo tiempo” se ha convertido en un mantra para muchas personas. En la sociedad actual, nos encontramos sometidos a un ritmo frenético, agendas apretadas y plazos imposibles, y frecuentemente tenemos que hacer esfuerzos para encontrar huecos para lo que realmente nos importa o nos apetece. ¿Qué te parece si te proponemos un sencillo ejercicio? Puede que hayas pensado que no tendrías tiempo para realizarlo… Te vamos a explicar paso a paso cómo aprovechar tu tiempo gracias a la meditación. ¡Merece la pena intentarlo!

Además de otros innumerables beneficios, la meditación es un proceso con el que entrenas tu mente para aprender a enfocar tu atención. De este modo, aprendes a identificar los pensamientos inútiles que constantemente genera tu mente y que te hacen perder el foco y el tiempo.

A continuación, explicamos detalladamente algunos de los factores que influyen positivamente para aprovechar tu tiempo gracias a la meditación:

1. Tomar consciencia:

El primer paso para lograr aprovechar el tiempo, es tomar consciencia del momento presente. Nos pasamos la vida en modo “piloto automático”, realizando nuestras actividades diarias con la mente “en otro sitio”: pensando en lo que tenemos que hacer después, en aquello que tendría que haber hecho antes, preguntándonos si tendré tiempo para realizar tal tarea o tal otra… Esto nos genera un estado aún mayor de ansiedad y estrés. Es importante tomar consciencia de que, en realidad, la sensación de no tener tiempo es una ilusión creada por un pensamiento que tu mente genera, impidiéndote prestar atención y vivir el momento presente. Gracias a la meditación, podrás alejar estos pensamientos, ya que te ayudará a desarrollar tu capacidad para estar más presente en el Ahora, enfocando toda tu atención en la actividad que estés realizando en ese instante y permitiéndote, además, disfrutar más de cada momento.

2. Focalizar tu pensamiento:

Numerosos estudios científicos han demostrado que la práctica diaria de la meditación desactiva el estado de “lucha-huida” que genera el estrés, para activar en nuestra mente otro estado conocido como “alerta-relajada”. En los estados de estrés, se produce en nuestro organismo un mecanismo que genera una serie de reacciones fisiológicas. A nivel corporal, el ritmo cardíaco se acelera, aumenta la presión arterial, incrementa la sudoración, los músculos del cuerpo se tensan, etc. También afecta a nuestra mente, que se vuelve más agitada, dificultando la capacidad de enfocar el pensamiento, disminuyendo la concentración… Sin embargo, el estado de “alerta-relajada”, que se activa en la mente a través de la meditación, desencadena justo los efectos contrarios. Mejora la respiración, disminuye la presión arterial y el ritmo cardíaco, nuestros músculos están más relajados y nuestra mente más calmada. Esto genera también cambios a nivel mental, aumentando la concentración, la capacidad de enfocar la atención y de focalizar el pensamiento, produciendo que la sensación de “no tener tiempo" desaparezca.

3. Claridad mental:

Sólo desde la mente calmada, somos capaces de diferenciar lo real de lo ilusorio con mayor claridad. Somos más conscientes para identificar aquellos pensamientos “boicoteadores” que nos impiden avanzar, y que se convierten en nuestros principales enemigos a la hora de optimizar el tiempo. Desde el estado de “alerta-relajada”, vemos de forma más objetiva cada situación, alejándonos de los condicionamientos mentales generados por nuestros propios pensamientos. Desde la mente no condicionada, accedemos a un abanico de posibilidades infinitas para resolver cualquier situación de forma más fluida y eficaz, de modo que ya estamos ganando tiempo.

4. Mayor eficiencia y creatividad:

Uno de los beneficios de la meditación, es que desarrolla el pensamiento creativo. Nuestra mente tiene una capacidad asombrosa para concebir infinitas opciones ante las distintas circunstancias que nos presenta la vida. Simplemente, tenemos que enfocar nuestra atención hacia aquello que deseamos o necesitamos en cada momento y dejar fluir nuestra creatividad. A través de la meditación diaria, se producen cambios en la materia gris del cerebro, que describiremos con mayor profundidad en otro artículo, que favorecen la capacidad creativa del pensamiento, permitiéndonos afrontar con mayor facilidad y eficacia cualquier asunto del día a día. Al ser más eficiente, podrás hacer lo mismo en menos tiempo.

5. Mejor organización de tus actividades:

Otra de las ventajas que te ofrece la práctica regular de la meditación, que ya habíamos comentado anteriormente, es la claridad mental. Es decir, te aporta una mayor capacidad de discernir lo real de lo ilusorio. En tu vida cotidiana, esto se traduce en una mayor capacidad para identificar lo realmente importante y lo urgente, fundamental a la hora de establecer prioridades. Para organizar de una forma más eficiente tu agenda y tus actividades diarias, es imprescindible realizar una valoración previa de cada una de las tareas o asuntos pendientes. Ineludiblemente, el tiempo del que disponemos cada día es limitado. Sin embargo, está en nuestra mano aprovecharlo de la forma más eficiente posible. Es frecuente caer en la tentación de querer atender a todos los asuntos que surgen en el transcurso de la jornada. Pero, ¿son realmente todos importantes y necesarios? Para poder responder a esta pregunta, es fundamental tomar consciencia de cuáles son tus verdaderas prioridades, y es justo en este objetivo donde practicar la meditación se convierte en tu gran aliado. Desde la mente no condicionada, a la que accedes a través de la meditación, podrás identificar con mayor precisión aquellas tareas que realmente son esenciales, para organizarlas en coherencia con tus prioridades y tomar mejores decisiones a lo largo del día. Tal vez, puedes incluso liberarte de algunas que realmente no sean tan imprescindibles, y enfocar la atención y tu tiempo hacia aquellas que son realmente importantes. Así alcanzarás todos tus verdaderos objetivos, lo que te proporcionará una mayor satisfacción y sensación de haber aprovechado mucho más el día.

6. Dedica tiempo a “ganar” tiempo:

Cabe decir, tras todo lo anterior, que, paradójicamente, tomarte unos minutos de tu rutina diaria para meditar, no es una actividad para la que tienes que buscar tiempo. Sino que, meditar es la actividad que realizas para aprovechar tu tiempo en tu rutina diaria.

Gracias a la meditación, no sólo conseguirás aprovechar más tu tiempo, sino que:

  • El día te cundirá más.
  • Lograrás mayor productividad.
  • Sentirás más satisfacción al final del día.
  • Te permitirá disfrutar más y mejor de cada momento.

 

¿Has descubierto ya nuestro Curso digital de Meditación Esencial?. Contiene todo lo que necesitas, es fácil y definitivo, y está diseñado para adaptarse a tu estilo de vida: En sólo 7 semanas habrás incorporado de forma sólida la meditación en tu rutina diaria, y podrás disfrutar de todos sus beneficios durante toda la vida. Lo recibes en tu casa, y cuentas con apoyo para resolver las dudas que te vayan surgiendo.

Quizá también te puedan interesar conocer ¿Cómo podemos ser verdaderamente felices? o saber cuáles son los 7 falsos mitos de la meditación.

También puedes ver más información sobre nuestra sencilla colección de Meditaciones Guiadas “Sin Límites”, con las que podrás iniciar fácilmente tu práctica en cualquier lugar, o información sobre nuestro Programa Yo Ahora , con el que obtendrás todas las herramientas necesarias para llevar una vida extraordinaria