Estrés laboral: Qué es, síntomas y cómo prevenirlo



¿Sientes que el agotamiento, físico y mental, te acompaña durante todo el día? ¿Crees que has perdido la ilusión con la que cada mañana ibas al trabajo para dar lo mejor de ti? ¿Encuentras dificultades a la hora de desempeñar tareas que antes podías resolver con facilidad? Si tu respuesta a estas preguntas es afirmativa, podrías encontrarte bajo los síntomas del estrés laboral

El exigente ritmo de vida que encontramos en el entorno laboral de nuestros días, está provocando una epidemia de estrés laboral que afecta a la mayoría de las empresas de manera exponencial. La alta competitividad que exige el mercado actual, la celeridad de los avances tecnológicos, y otros factores propios de las sociedades industrializadas, han generado un importante aumento del estrés en el trabajo para muchas personas.

Estrés laboral: qué es

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estado de estrés es un sistema que se activa en el organismo para prepararnos para la acción, a través de la activación de una serie de reacciones fisiológicas. De forma puntual y excepcional, el estrés no debería conllevar ningún peligro para la salud, dado que es una respuesta adaptativa instaurada en nuestra especie con el objetivo de prepararnos para la acción en situaciones de peligro real. El perjuicio viene cuando este estado se produce de manera alterada y prolongada, provocando efectos negativos tanto en la salud de la persona que lo padece, como en su entorno.

En otros artículos, hemos hablado sobre el estrés común, sus consecuencias, y cómo combatirlo. En esta ocasión, nos centraremos en un tipo especifico de estrés, que cada vez es más frecuente en nuestra sociedad: el estrés laboral o estrés en el trabajo.

No hay una diferencia sustancial entre el estrés laboral y el estrés común, aunque generalmente el segundo se desencadena en el entorno laboral. Sin embargo, las consecuencias van más allá de la falta de productividad o las malas relaciones laborales, extendiéndose al terreno de la salud física, emocional y psicológica de la persona que lo padece, e incluso afectando a su entorno familiar y social.

Síndrome de Burnout

Una de las formas más frecuentes en las que desemboca el estrés laboral, es el conocido Síndrome de Burnout, también conocido como síndrome del desgaste ocupacional o, más comúnmente, del “trabajador quemado”. Se trata de un tipo de estrés laboral caracterizado por una serie de síntomas, como el agotamiento físico y mental crónico, insomnio, angustia o estado de malestar general, que impiden el desempeño de las actividades laborales rutinarias.

La buena noticia es que combatirlo puede estar en tu mano. El primer paso, es identificar los síntomas del estrés laboral, para tomar consciencia de tu estado y poder actuar en consecuencia a fin de recuperar la armonía y el equilibrio y volver a disfrutar de tu vida plenamente.

Síntomas del estrés laboral:

Entre los síntomas más comunes asociados al estrés en el trabajo son:

• A nivel físico:

respiración agitada, cefaleas o dolores de cabeza frecuentes, debilitamiento del sistema inmunológico, alteraciones en el sistema digestivo, caída del cabello, problemas en la piel, como urticarias o dermatitis, aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial, tensión muscular, que deriva en contracturas, dolores crónicos, tics nerviosos, o insomnio.

• A nivel cognitivo y emocional:

pérdidas frecuentes de memoria, dificultad para concentrarse, ansiedad, sensación de angustia, confusión, depresión, dificultad para tomar decisiones, irritabilidad, distanciamiento afectivo, etc.

• A nivel laboral:

los síntomas anteriores desencadenan una serie de consecuencias que se extienden más allá del propio individuo, afectando a sus capacidades y aptitudes profesionales, como la reducción en el rendimiento y productividad, ineficiencia en el desempeño, deterioro de las relaciones socio-laborales, además de aminorar notablemente la calidad de vida del trabajador, generando un ambiente laboral nada saludable ni sano.

Cómo prevenir el estrés laboral:

Crea hábitos saludables. Para combatir el estrés, es fundamental retomar hábitos saludables, probablemente abandonados, como llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físicoa. Puedes elegir la actividad que quieras. Nosotros te proponemos el Yoga ya que, además de obtener beneficios físicos, es uno de los mejores antídotos contra el estrés.

No dejes de lado tu vida personal diaria. Intenta no realizar jornadas laborales de más de 8 horas diarias (la regla de las 8 horas: de sueño, 8 horas de trabajo y 8 horas de ocio) y, fuera del horario de trabajo, trata de desconectar de las responsabilidades laborales, enfocando toda atención en los aspectos de vida personal: tu familia, amigos, ocio y, lo más importante, tú.

Reserva al menos un día a la semana para ofrecerte una total desconexión de las tareas de tu rutina laboral. Además de reducir los síntomas del estrés, te ayudará a retomar tus tareas renovado y con más energía y entusiasmo.

Para acabar con el estrés de forma definitiva, lo más importante es mantener una rutina de meditación. No sólo podrás liberarte del estrés en el presente, sino que serás capaz de detectarlo y frenarlo en el futuro antes de que tome el poder. El estrés no tiene sentido si eres capaz de responder de forma mucho más efectiva desde un estado de alerta relajada.

Además, la meditación es la base para cualquier otro cambio duradero, como establecer buenos hábitos de alimentación y deporte.

Para cualquier momento en que sientes que tu estado de estrés se acrecienta, momentáneamente puedes aliviar los síntomas centrando tu atención en tu respiración, , algo que nunca te va a abandonar. De manera instantánea, sentirás un gran alivio, ya que estarás revirtiendo el sistema fisiológico activado por tu organismo, aliviando los síntomas físicos y recuperando el enfoque, la serenidad y la calma mental para seguir adelante. Puedes ver más sobre cómo recuperar la calma en unos instantes en este artículo.

 

¿Has descubierto ya nuestro Curso digital de Meditación Esencial?. Contiene todo lo que necesitas, es fácil y definitivo, y está diseñado para adaptarse a tu estilo de vida: En sólo 7 semanas habrás incorporado de forma sólida la meditación en tu rutina diaria, y podrás disfrutar de todos sus beneficios durante toda la vida. Lo recibes en tu casa, y cuentas con apoyo para resolver las dudas que te vayan surgiendo.

Quizá también te puedan interesar otros artículos sobre Cómo entrenar la atención, la concentración y la memoria o Acabar con la culpa y poder sentirse bien con uno mismo.

También puedes ver más información sobre nuestra sencilla colección de Meditaciones Guiadas “Sin Límites”, con las que podrás iniciar fácilmente tu práctica en cualquier lugar, o información sobre nuestro Programa Yo Ahora , con el que obtendrás todas las herramientas necesarias para llevar una vida extraordinaria