Mis conversaciones con Carmen: Preocupación



Ayer me llamó por teléfono Carmen, una gran amiga para comentarme que estaba pasando unos días de mucha angustia y que tenía muchos problemas
A su hija mayor, estudiante de 2º de Bachillerato, no sabía si le daría la nota en las pruebas de acceso a la Universidad para hacer la carrera de Medicina. Estaba empezando a salir con un compañero de clase y Carmen tenía miedo a que la distrajese de sus estudios. 

Por otro lado estaba preocupada ya que había tenido, hacía unas semanas, una discusión con su cuñada, con lo que se sentía muy incómoda y nerviosa. Ella no había querido ponerse al teléfono para escuchar sus razones, sus palabras habían sido malinterpretadas y la relación con su marido empezaba a estar afectada por la situación.

Finalmente estaba durmiendo muy mal. Su madre estaba enferma y los médicos le habían comunicado que tenía poca solución.

La escuché con detenimiento pues en ese momento solamente necesitaba desahogarse. Al colgar empecé a pensar cómo la podía ayudar y me di cuenta de que poco podía hacer.

No es posible intervenir en el futuro con la nota de su hija, ni en el pasado con la discusión con su cuñada. Solamente se puede actuar en el Presente. Tampoco es factible si la situación es de la otra persona, en el caso de su hija y su cuñada, o de la Vida, en el caso de la enfermedad de su madre. Por lo tanto mi amiga únicamente podría actuar en el momento Presente y si la situación fuera de su responsabilidad, restringiendo las posibilidades de actuación en un alto porcentaje.

Muchas veces nos sentimos mal por situaciones en las que no podemos hacer nada ya que suelen estar en el pasado o el futuro, en los que no podemos actuar y la solución no depende de nosotros al no tener el poder de decisión para pasar a la acción por ser competencia de otras personas o, como en el caso de la enfermedad, donde "solamente" podemos acompañar, que ya es mucho.

La llamé para comentarla mis pensamientos y le dije que, en lo que a ella le compete y en este momento, puede contar con todo mi apoyo para buscar la mejor estrategia de conexión en la que ambas partes ganen.

Como dice un famoso proverbio árabe que encierra en sí mismo una lógica aplastante: "Si tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene, ¿por qué te preocupas?"

Hemos venido a ser felices... ¡vamos a poner de nuestra parte!

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera, Pedagoga, Coach de equipos, liderazgo sistémico y Mediación en Comunicación No Violenta con dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.