Los 8 tipos de emprendedores, ¿Cuál eres tú?



Existen muchos tipos de emprendedores atendiendo a distintos factores. Por ejemplo, se podrían clasificar según las cualidades esenciales que les caracteriza para emprender con éxito. O podríamos distinguir también los tipos de emprendedores en función de la causa, razón o situación que motivó dicho emprendimiento.

Hay unas características comunes que las comparten todas las personas emprendedoras, y entre las más importantes se encuentran: la creatividad, la proactividad, la adaptación al cambio y la flexibilidad, y la pasión en su empeño. Como ya hemos visto en otros artículos, todas estas, son capacidades que se desarrollan enormemente gracias a la práctica de la meditación, según han demostrado numerosos estudios científicos.

¿Cuáles son los 8 tipos de emprendedores?

Los distintos tipos de emprendedores se pueden clasificar según el objetivo que persiguen o según el origen de su iniciativa. Te contamos a continuación cuáles son los 8 tipos de emprendedores, quizás puedas reflexionar con cuál de ellos te sientes más identificado y encontrar algunas claves para lanzarte al emprendimiento o, si ya estás con ello, poder mejorar en tu proyecto.

Tipo de emprendedor 1: Visionario

El emprendedor visionario es aquel que es capaz de ofrecer propuestas genuinas completamente diferentes y originales a lo actual. Sus principales características son:

  • Son intuitivos, y confían en esta capacidad a la hora de asumir riesgos.
  • Son pasionales, lo que hace que aumente su habilidad comunicativa y persuasiva.
  • Tienen gran capacidad de adaptación al cambio. Donde otros ven una amenaza, ellos ven la ocasión de superar un nuevo reto.
  • Abrazan la incertidumbre, porque saben que es ahí donde están todas las oportunidades.

Tipo de emprendedor 2: Inversionista

El emprendedor inversor se caracteriza principalmente por la capacidad de solvencia y financiación. Es decir, son personas que disponen de un capital financiero y lo arriesgan apostando por ideas de otras personas para rentabilizarlo. Las características de estos emprendedores son:

  • Son resilientes. Poseen una visión especial para superar cualquier crisis o situación adversa.
  • Su principal motor de decisión y actuación es la búsqueda de la rentabilidad por encima de todo.
  • Gestionan bien su tiempo y saben priorizar.
  • Suelen ser personas que prefieren delegar a llevar la gestión del propio negocio.
  • Para estos perfiles, es fundamental rodearse de un equipo de plena confianza. Escoger un buen líder que gestione y dirija con eficiencia y productividad el negocio.

Tipo de emprendedor 3: Por necesidad

En muchos casos, la decisión de emprender un negocio viene marcada por la necesidad. Lo cual, bien gestionado, es un ejemplo de adaptación y aceptación de las circunstancias para hacer de una situación adversa una oportunidad de crecimiento. Existen muchos casos de empresarios exitosos que, por las circunstancias de la vida, se vieron obligados a emprender. Las características principales de estos tipos de emprendedores normalmente son:

  • Suelen ser precavidos, no arriesgan demasiado, por lo que prefieren negocios pequeños o medianos que encajan con el prototipo de autónomo.
  • No esperan, actúan. Debido distintos motivos de diversa índole, que puede ser económica, personal o profesional, deciden explorar nuevos caminos.
  • Son personas que han desarrollado el valor del trabajo individual. Han sabido aprovechar situaciones difíciles para aumentar su capacidad a la hora de identificar oportunidades.

Tipo de emprendedor 4: Por azar

Cuando hablamos del azar como uno de los tipos de emprendimiento, puede deberse a dos razones principalmente: “por accidente” o “por casualidad”. Estos tipos de emprendedores normalmente cuentan con cualidades como las siguientes:

  • Gran adaptación a los cambios y una clara visión de las necesidades del mercado.
  • Implicación limitada en el proyecto en sus inicios, ya que normalmente han aterrizado en el mismo por azar y no por elección.

Tipo de emprendedor 5: Oportunista

Entre las distintas clases de empresarios también podemos encontrar el oportunista. Este tipo de emprendedor se caracteriza por analizar el mercado con todo lujo de detalles a fin de buscar la oportunidad dentro del ecosistema de mercado en el que se encuentra. Algunas de sus cualidades son:

  • Tienen una mente tremendamente analítica y racional que les permite detectar los más mínimos detalles que pueden marcar la diferencia.
  • Presentan una gran versatilidad que les permite abarcar sectores muy distintos.

Tipo de emprendedor 6: Persuasivo

El empresario persuasivo es aquel que tiene una gran influencia en las personas gracias a sus desarrolladas habilidades de comunicación y liderazgo. Algunas características comunes son:

  • Cuentan con prestigio en su sector.
  • Suelen tener un perfil paternalista, por lo que tienden a escoger empresas pequeñas o medianas y muy personalizadas.

Tipo de emprendedor 7: Intuitivo

Esta clase de empresario se caracteriza porque ser personas muy carismáticas, con una gran confianza en si mismos. Algunas de las cualidades que caracterizan a este tipo de emprendedores son:

  • Su capacidad empática y su inteligencia interpersonal. Tienen la gran habilidad de la escucha activa, lo que les permite desarrollar relaciones sociales muy sólidas.
  • Su principal motor para el emprendimiento es la pasión. Se mueven porque verdaderamente creen en su proyecto.
  • Cuentan con una visión clara y transmiten su pasión a los demás.

Tipo de emprendedor 8: Especialista

El emprendedor especialista, se caracteriza por un contar con un gran conocimiento en su sector, conocen cada parte del proceso, y dominan a la perfección todas las necesidades del mercado. Sus principales características son:

  • Se mantienen alerta. Tienen una gran capacidad para detectar con una aguda precisión cualquier error y encontrar la solución para resolverlo con eficiencia.
  • Generalmente son individualistas, lo que puede dificultarles en ocasiones la capacidad para trabajar en equipo. Sin embargo, su verdadero éxito llega cuando se abren a trabajar cooperando con los demás. “Si caminas sólo llegarás rápido. Si caminas acompañado, llegarás más lejos”.

Visión, creatividad, intuición, concentración, atención, empatía, adaptación al cambio… todas estas son las distintas cualidades características de los distintos tipos de emprendimiento. Y aunque cada uno cuente en mayor o menor medida con alguna de ellas, todas son necesarias para poder emprender con éxito, por lo que es fundamental entrenar tu mente para trabajarlas. La meditación y el mindfulness son prácticas ideales para hacerlo. Por ello, empresas como Google, Twitter o Facebook, conscientes de ello, ya han incluido programas para sus empleados que incluyen estas prácticas, para mejorar las habilidades de sus equipos, mejorando así la productividad y obteniendo además un mayor bienestar y calidad de vida para sus empleados. ¿Y tú? ¿Te animas a intentarlo?

 

¿Has descubierto ya nuestro Curso digital de Meditación Esencial?. Contiene todo lo que necesitas, es fácil y definitivo, y está diseñado para adaptarse a tu estilo de vida: En sólo 7 semanas habrás incorporado de forma sólida la meditación en tu rutina diaria, y podrás disfrutar de todos sus beneficios durante toda la vida. Lo recibes en tu casa, y cuentas con apoyo para resolver las dudas que te vayan surgiendo.

Quizá también te puedan interesar otros artículos sobre Las claves del éxito empresarial o conocer los Consejos para los jóvenes emprendedores 

También puedes ver más información sobre nuestra sencilla colección de Meditaciones Guiadas “Sin Límites”, con las que podrás iniciar fácilmente tu práctica en cualquier lugar, o información sobre nuestro Programa Yo Ahora , con el que obtendrás todas las herramientas necesarias para llevar una vida extraordinaria