Mis conversaciones con Luisa: Prefiero dar que recibir



Hace poco una compañera de trabajo me comentaba que estaba decepcionada con su marido pues ella estaba dándole todo el tiempo opciones y facilidades para hacer su vida mejor y él no hacía nada por ellos.

Yo le pregunté si le había pedido algo que necesitase en alguna ocasión y me respondió "No, él tendría que saber lo que yo necesito, no voy a pedirle nada, prefiero dar que recibir".

Después de un buen rato aún seguía pensando en Luisa, mi compañera. Prefiere dar que recibir... Quizá por la educación recibida esto es considerado lo mejor. Sin embargo, para que alguien pueda dar, es necesario que haya otra persona dispuesta a recibir... si no es imposible.

Entonces... ¿Qué es lo mejor? Como siempre el equilibrio. Es bonito y gratificante dar, además está muy bien visto... al mismo tiempo es necesario estar dispuesto a recibir para hacer posible que otro pueda dar. Si, además, somos capaces de pedir lo que necesitamos a nuestros seres queridos o a quien necesitemos en un momento dado... el círculo se cierra.

Pedir, recibir, dar... es el triángulo perfecto aunque a veces es difícil de realizar.

Piénsalo, ¿qué te cuesta más? ¿Qué prefieres hacer? ¿Y al otro? Para ser felices el equilibrio es básico en este triángulo ¿Estás de acuerdo?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera, Pedagoga, Coach de equipos, liderazgo sistémico y Mediación en Comunicación No Violenta con dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.