Mis conversaciones con Rosa: Elegir es renunciar



El otro día me comentaba una compañera de trabajo que estaba muy estresada por la situación en su casa ya que, cuando llegaba de trabajar, continuaba con las labores de la casa y no encontraba un momento para poder hacer algo que la motivara. Rosa es madre de una adolescente que cursa 4º de ESO y un chaval que estudia 3º de Primaria. Su marido viaja mucho por motivos laborales.

Después de su jornada laboral, saliendo del trabajo a media tarde, su planteamiento es controlar los deberes de sus hijos, preparar la cena, poner lavadoras... y que cuando, por fin se sienta a descansar es ya por la noche y está agotada ¿Os suena? ¡La verdad es que yo me canso sólo de oírla!

Le pregunté si no consideraba la posibilidad de un cambio que le permitiese conseguir tiempo para ella y disfrutar de la relación con su familia, ya que otro problema añadido era que, la mayor parte del tiempo, se enfadaba con sus hijos porque no hacían lo que ella quería y con su marido cuya relación prácticamente es telefónica. Estaba frustrada porque no llegaba a todo.

Sentí que estaba perdiendo algo fundamental en su vida. Los años no vuelven, los hijos crecen y el tiempo que hemos dedicado a la "limpieza" es insuficiente y poco rentable emocionalmente.

Elegir es renunciar... es complicado elegir cuando creemos que "tenemos que" hacerlo todo nosotras, que "es nuestra obligación" y que "es lo que se espera de mí".

¿Sería posible delegar y que los hijos de mi amiga asuman ciertas responsabilidades? ¿Tal vez se podría contratar a alguien para que realice algunas de las labores domésticas? ¿Sería oportuno hacer ciertas obligaciones del hogar los fines de semana entre todos los componentes de la familia?. Se me ocurren bastantes más opciones para que mi amiga pueda bajar su nivel de angustia y, sobre todo, para que su tiempo libre sea para dedicárselo a lo verdaderamente importante, a sus hijos, disfrutándolos, a tomar un café con una amiga, a leer un libro mientras tus hijos estudian, a hablar con tu madre o tu hermana, quizá, simplemente, a vivir el momento en paz...

¿Qué ideas se te ocurren a ti para organizar tu tiempo y ser más feliz en lo que decidas hacer? Porque hemos venido aquí a ser felices ¿no? Quizá merezca la pena poner un poco de orden, rescatarte del último lugar de tu lista y dedicarte un tiempo a ti.

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera, Pedagoga, Coach de equipos, liderazgo sistémico y Mediación en Comunicación No Violenta con dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.