Mis conversaciones con Cristina: Tú eliges qué ración tomas



Ayer salí a cenar con un grupo de amigos del verano. Casi una veintena de personas. Cada uno pidió una ración de su gusto para compartir con el resto. Obviamente había un amplio repertorio para todos los paladares. Unas me encantaban, otras no las había probado nunca, algunas no eran de mi agrado y el resto me era indiferente.

Entonces comenté con Cristina, mi compañera de mesa, que así era la vida ¡llena de oportunidades!. A veces puedes elegir las situaciones, otras te aparecen de repente sin poder hacer nada para remediarlo. Puede que te gusten, te apenen o te irriten. La elección sigue siendo tuya. Atreverte a comer parte de una ración o pasar de ella. Y puedes decidir hacerlo con una sonrisa y un "No, gracias" o enfadada porque "ya saben todos que tú no comes de esto". La emoción tiene que ver con nosotros, no con el otro ni con la situación.

¿Vas a tomarte esa ración que ha pedido otro y que no te gusta? ¿O vas a animarte a catar esa que no has probado nunca por su aspecto?. ¿Quizá vas a decir "No, que esto me engorda"?

De lo que no somos conscientes es que podemos optar por degustarlas o no. ¡Y te llevas sorpresas! La que preferiste quizá no esté cocinada de la misma forma que tú la haces. A lo mejor otra que no has degustado todavía, merece la pena el descubrimiento de un nuevo sabor. Las que te desagradan no tienes por qué tomarlas, incluso, sin dar ninguna explicación.

Fuera de bromas, recuerda que al final siempre escoges tú. La vida te pone diferentes circunstancias y se pueden transitar de muchas formas. Tú determinas, no tanto la emoción primera que es automática, sino el sentimiento y el grado de bienestar o malestar que quieres albergar en tu interior. Al final con quien convives al cien por cien es contigo.

No siempre te van a apetecer las raciones que están encima de la mesa. A veces, incluso, tendrás que "tragarlo" porque no hay otra cosa. Lo que es seguro es que la decisión de ponerte mucho o poco en el plato y la de repetir ¡Es tuya!

Nos enseñan lo bueno y lo malo.. Sin embargo la sabiduría está en encontrar lo bueno que tiene lo malo o lo malo que tiene lo bueno...

Terminé la cena disfrutando de la comida, probando las novedades, seleccionando lo que más me atraía y obviando lo que me suele sentar mal o me "engorda".

¿Tú qué opinas? Te ayudará a ser feliz saber que tú eliges?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.