Mis conversaciones con Julia: Reencuentro



Ayer me encontré con Julia, una vecina que hacía tiempo que no veía; Acababa de llegar de vacaciones con su marido y se le percibía entusiasmada. Después de pasar una mala racha se habían reconciliado. Encontraron el camino del entendimiento.

Me alegré por ella y la entendí muy bien.

Habitualmente pensamos que nuestra forma de pensar y de hacer las cosas es la mejor, la única, simplemente porque, para cada uno de nosotros, es la mejor. Sin embargo, al otro le pasa exactamente lo mismo.

Nos cuesta ponernos en el lugar de la otra persona y nos dedicamos a buscar argumentos para "salir ganando", pensando que es lo más conveniente en ese momento.

Tanto desde la Programación Neuro Lingüística, como desde el Coaching existen ejercicios muy potentes para ponerte en el lugar del otro. Uno de ellos consiste en sentarte frente a una silla vacía y hablarla "como si" tú fueras el otro. Eso te permite observarte desde fuera, con otra perspectiva. Es muy poderoso pues te acerca a cómo percibe la situación la otra persona, incluso puedes darte cuenta de "cómo" es capaz de verbalizarlo.

Lo ideal es comprobar que ambas partes tienen razón, mejor dicho "su razón" que, en un altísimo porcentaje, tiene una intención positiva en ambas partes.

Realmente no hay una razón absoluta... ni siquiera con uno mismo... Lo que pensábamos o sentíamos hace un tiempo sobre algo determinado pierde o gana relevancia en nuestra vida, sea porque han variado las circunstancias, nosotros, el otro...,

Por tanto, os invito a reinventaros, a cambiar de costumbres, a no esperar que el otro piense, sienta o actúe como yo considero porque sí, porque es lo que tiene que ser o porque es lo que hemos hecho siempre.

Quizá consiste en ponerse de objetivo "reencontrarte", volver a apasionarte con tu vida, darte otra oportunidad de ser, de amar, de sentir, de escuchar, de ver, de caminar...desde dentro; De hacer, dar, recibir, pedir... sin importarte lo que haga, da, recibe o pide el otro.

Amar de corazón, amarte de corazón, poniéndote en primer lugar para, desde ahí, dar lo mejor de ti, sólo porque eres tú. No quiero decir que seas lo único importante en tu vida, seguro que tus seres queridos tienen gran relevancia, sino que te sitúes en el mismo lugar que das a los que amas.

Para ser feliz lo primero es encontrarte a ti... ¿Te atreves a buscarte?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.