Mis conversaciones conmigo 3. En la soledad de un día cualquiera



Hoy, en la soledad de un día cualquiera, una noche más, me encuentro conmigo y dejan de tener importancia las situaciones vividas durante la jornada para alcanzar relevancia el aprendizaje recibido durante la jornada.

Ese "por favor, o "gracias". Ese "no importa" o "no te preocupes... ¡yo estoy bien!"

Y solo el hecho de reconocerme poseedora de mi bienestar me genera ese mismo confort, incluso más, tanto en mí como en los que aprecio.

Si yo estoy bien, para mis hijos, mi familia o amigos el vínculo que nos une estará ligado a ocuparnos unos de otros, no a preocuparnos por el otro. Serán unos tratos de "querer estar", de "apetecer", de "cuenta conmigo"... y esas son las relaciones que anhelo en este momento de mi vida; Las que nacen del corazón, no de la necesidad o de la dependencia. Las que salen del alma.

La verdad es que no sabemos cuánto tiempo estaremos aquí, aunque vivimos como si fuéramos eternos. Y mi vida me encanta compartirla con los que me hacen sentir amada, con los que me unen momentos de complicidad, sin obligaciones, sin dependencias, sólo porque sí porque nos apetece o queremos estar. Del resto empiezo a desapegarme lentamente.

Esta posibilidad me hace feliz. ¿Qué opinas?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.