¿Qué hacer para ser uno mismo?



¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “tienes que ser tú mismo”? ¿En cuántas ocasiones confundimos la autenticidad con la autocomplacencia? ¿Acaso habría que hacer algo para ser tú mismo?

Te voy a proponer una fórmula para para que puedas disfrutar de ser tú mismo sin hacer nada: ¡destápate!. No me refiero a que te desnudes ni a que dejes correr tus pasiones más desenfrenadas, aunque ni lo uno ni lo otro supondría un problema para quiénes se han destapado realmente. Veamos entonces a qué me refiero con este destape, que apunta más bien a una liberación o un des-hacer.

A lo largo de nuestra vida vamos construyendo nuestra identidad. Vamos rellenando una hoja en blanco con experiencias y con etiquetas que toman forma y pasan a ser “yo”. Construimos una identidad en base a nuestras características físicas cuando de pronto descubrimos que lo que vemos en el espejo es nuestro cuerpo. Continuamos rellenando nuestra hoja en base a nuestro sexo, a nuestras calificaciones en la escuela, a los comentarios de nuestra familia, profesores y amigos, a nuestra ocupación profesional, a los roles que desempeñamos en nuestro día a día… Si somos o no deportistas, si somos o no emprendedores, si nos gusta o no la música indie, o si formamos parte de algún colectivo.

Esta hoja en blanco no termina de rellenarse jamás y, de vez en cuando, encontramos incoherencias con lo que ya habíamos escrito. Quizá de pequeños odiábamos algún alimento que ahora nos vuelve locos. O quizá descubrimos un talento que no conocíamos.

Y, por si todas estas etiquetas fuesen pocas, ¡nos seguimos enganchando a los tests que te dicen qué animal serías según la filosofía oriental, o cuáles son las características de tu signo del zodiaco!

Cada etiqueta nos coloca una capa, y terminamos creyendo que somos una Matrioshka que ha perdido de vista su esencia, lo que verdaderamente Es y el infinito potencial que hay por debajo de todo eso.

Ahora entenderás que “destaparse” no es otra cosa que poder mirar más allá de todas esas capas, que son básicamente creencias sobre lo que somos y que nos impiden conocernos, disfrutarnos y avanzar sin limitaciones autoimpuestas.

¿Acaso esto significa que al destaparte dejará de gustarte la música indie? Nada más lejos. Sólo significa que no perderás la oportunidad de descubrir el jazz. Que dejarás de tener tanto miedo. Que dejarás de darle importancia a tener razón. Que, quizá, descubras tu verdadero propósito.

Los niños, en cambio, tienen muchas menos limitaciones, poseen una creatividad ilimitada y una presencia inigualable. De hecho, este potencial fue aprovechado por la NASA cuando buscaban formas de hacer que se pudiese vivir en una nave con gravedad 0. Visitaron cientos de colegios y comenzaron a formular las preguntas a niños de entre 3 y 8 años. Más de 380 respuestas sirvieron como prototipos.

¿Cuál es el mayor mito entorno al Yo? Que somos el conjunto de todo lo que escribirnos en la hoja en blanco. Pero tu personalidad no determina quién Eres.

Sociable, tímido, cariñoso, solitario, empático, jovial, conservador… ¿Acaso eso establece lo que Eres realmente? Estas cualidades sólo existen cuando las utilizamos. ¿O acaso hay algo que muestre que eres sociable Ahora?

Cuando pienso en el concepto “común” de identidad me imagino al doctor Frankenstein diseñando a un ser humano y diciendo: una pizca de timidez, 2 tazas de terquedad, 4 cucharaditas de amabilidad… et voilà!

Pero es mucho más que eso…

Lo que tú Eres no cambia. ¿Cómo podría ser de otra manera?

Como escribió el poeta Juan Ramón Jiménez:

Yo no soy yo.
Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera.

 

¿Cómo dejar de identificarnos con todas esas experiencias tan arraigadas que hemos llegado a confundir con nosotros mismos y no nos permiten elegir?, La mejor forma que conozco de destaparse, de reconocer lo que realmente Eres, es a través de la meditación. Con la práctica diaria yo conseguí lo que me parecía imposible tras años de esfuerzo y confusión… Ser libre.

 

Por Úrsula Calvo para 

Resultado de imagen de objetivo bienestar logo"