Mis conversaciones con Verónica: ¡Qué paren el mundo...que me bajo!



Ayer por la noche cuando llegué a casa coincidí en el ascensor con mi vecina Verónica. Al preguntarle qué tal le iba la vida me comentó que había sido un día muy largo y todo le había salido mal. Se levantó tarde, ya que no oyó el despertador y ni siquiera había podido desayunar. Después perdió el metro y el siguiente venía tan abarrotado que no pudo cogerlo, por lo que llegó tarde al trabajo. Al llegar siguieron las desdichas... No le funcionaba el ordenador y y no le quedó más remedio que posponer todo el trabajo del día hasta que se lo solventó el técnico por la tarde, por lo que salió un par de horas más tarde que, aunque se las abonaban, hacía que la jornada fuese agotadora. Me dijo: "Hoy... ¡Qué paren el mundo, que me bajo!"

¿Os ha pasado alguna vez? ¡A mí bastantes! Cuando se lo comenté a ella le dije lo que estaba haciendo ahora para evitar sentirme derrotada: "El truco que a mí me funciona, le dije, está en cambiar la actitud inicial ante la situación. Cuanto antes seas consciente y te des cuenta de que vas por el camino de la queja o del dolor... antes podrás modificar tu talante y ver lo positivo que hay en cada experiencia. Por ejemplo, si te has dormido... has descansado más el cuerpo y eso revierte en tu salud. Si no te da tiempo a desayunar puedes pensar que es bueno darle, de vez en cuando, una tregua al aparato digestivo con un ayuno de quince horas o, incluso, de un día entero. Cuando no te funciona el ordenador, y ante la imposibilidad de utilizarlo hasta que lo arregle el técnico, seguro que encuentras mil tareas pendientes para organizar, archivar, crear o hacer una buena limpieza de tu lugar de trabajo y eliminar todo lo que esté obsoleto."

Verónica se quedó pensativa y me dijo que reflexionaría sobre ello, pues le parecía estupendo hacer algo para no tener ese sentimiento de impotencia en otra ocasión.

La actitud, como apunta Küppers, multiplica por dos la suma de conocimiento y habilidad de la persona... ¡Ojo!... tanto en el aspecto positivo como negativo...
¿Sabes qué actitud sueles tomar ante las adversidades? Te invito a descubrirlo dedicando un ratito para darte cuenta... Y si todo lo ves negro... quizá es el momento de cambiar... ¡Hay muchos colores para elegir! ¿Cómo lo ves?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.

 

Pin It