Mis conversaciones con Javier: Los sabios de mi clase



Hace unos días estuve cenando con un grupo de personas desconocidas, para mí, en su mayoría. Me senté al lado de Javier y comenzamos a hablar de nuestras ocupaciones y ocio. 

Al salir mi vocación, me dedico a potenciar a alumnos con dificultades de aprendizaje, me dijo con cierta ironía: "Entonces te llevas lo mejor de cada clase". "Así es, le contesté, tengo verdaderos sabios en mi clase. Puede que les cueste expresarse, tengan dificultades en la lecto-escritura o no les interese, de momento, lo que les están comentando en el aula... Y, al mismo tiempo, tienen unas capacidades extraordinarias en otras artes"

El llamado "fracaso escolar" para mí no es tal. La realidad es que todas las persona tenemos muchas inteligencias, nueve, y lo que ocurre es que tenemos unas de ellas más desarrolladas que las otras. La situación cambia cuando potencias las capacidades que están más debilitadas, ayudándote de tus fortalezas, de esas inteligencias que dominas, que "te son fáciles"... ¡Y es cuando empieza la magia!.

Llevo más de treinta años dedicada a "mis sabios". A esos escolares que llaman a mi puerta pensando que son menos que el resto de sus compañeros, porque no se les da bien la Lengua, las Mates o el tema temporo-espacial... Sin embargo son duchos en música, naturaleza, deporte, en hacer amigos o tienen un nivel de "madurez" que supera la media de su edad... Eso sí... aquí no hay evaluaciones, ni notas y, si las hay, no se valoran de la misma forma.

Cada uno de "mis sabios" es un todo, que es mucho más relevante que la suma de sus inteligencias. Para mí lo importante es que posean valores, que sean buenas personas, que guarden respeto por el otro, consideración y comprensión con quien tiene alguna dificultad. Que manifiesten coraje para aprender lo que no saben y no teman tener que repetirlo varias veces hasta que se vuelva un hábito. Que no juzguen a los demás sólo por no ser iguales que ellos... ya que si algo es real es que somos diferentes y todo, desde la perspectiva del que lo cree, lo crea y está bien... Lo fundamental es que se sientan queridos y valorados. Que su autoestima esté en concordancia con su ser y no por debajo porque unas notas dicen que no son "suficiente"

"Mis sabios". Cada día me enseñan algo nuevo, de corazón a corazón. He estado ahí porque he sido una niña con dificultades de aprendizaje y, desde pequeña, ya sabía que mi vocación sería ayudar a los que se sintieran mal por no dar la talla, por no cumplir expectativas, por no ser "lo que se esperaba de ti".

Al terminar la conversación Javier, que estuvo muy atento durante la misma, me dijo que le encantaría que su trabajo le apasionase tanto como a mí el mío. Él se dedicaba a tema de compraventa de vehículos que le generaba altos ingresos y, sin embargo, le aburría soberanamente.

Mi consejo fue, dada su juventud, que se especializase en algo que le entusiasmase y entonces, como yo, no querría jubilarse nunca...

Y a ti... ¿Te apasiona lo que haces?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.

 

Pin It