Mis conversaciones con Luz: Decir lo que se piensa y pensar lo que se dice



El sábado pasado estuve comiendo con mi amiga Luz. La conversación transcurrió sobre el tema de la sinceridad. Me comentaba que a ella le gustaba decir lo que pensaba pues uno de sus valores era la franqueza y no quería engañar a nadie sobre su forma de opinar. Le molestaban mucho las personas que no expresaban lo que sentían por el miedo al qué dirán, porque quisieran ocultar sus verdaderos sentimientos o porque no se atreviesen a mostrarse tal cual eran, sin tapujos.

Nos despedimos y me quedé pensativa... Decir lo que se piensa, desde luego, es un reto. En general parece que es sencillo, sin embargo muchas veces esto da lugar a dolor.

Decidí que, para mí, es perfecto decir lo que se piensa siempre y cuando se piense lo que se dice con anterioridad. Me di cuenta de que, en ocasiones es mejor omitir parte de la información o toda, incluso, cuando mi "sinceridad" dañe a otro. Si no le va a sumar, si le va a hacer sentir mal sin que pueda hacer algo con la información y si no es necesaria quizá es mejor que la obvie.

Hace algún tiempo descubrí que antes de comentar algo mis palabras tienen que pasar tres filtros: Lo que voy a contar ¿Es cierto? ¿Es necesario? ¿Es bueno para la otra persona?... Y solo sí es así me aventuro a manifestarme.

¿Tú qué opinas?

 

Por Paloma García Riera

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera, Pedagoga, Coach de equipos, liderazgo sistémico y Mediación en Comunicación No Violenta con dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.

 

Pin It