Mis conversaciones con mi casa 2. ¡Yo me quedo en casa!¿Y tú?



Ya llevamos doce días en casa. Días en los que hemos tenido todo tipo de sensaciones de agobio, de inseguridad, de desasosiego, de incertidumbre... en los que nos hemos dado cuenta que sólo podemos quedarnos en casa y que, si todos aunamos esfuerzos, si todos hacemos lo mismo, saldremos de esta situación tan complicada. Esto es un trabajo en equipo, como casi todo en la vida. Pocas cosas requieren únicamente el esfuerzo de una sola persona. En la mayoría de las ocasiones necesitamos unir energías, compartir sabidurías y experiencias, apoyándonos en los demás. De esta manera es como conseguiremos nuestro objetivo.

Y, una vez en casa, si no podemos ir afuera, siempre podemos elegir compartir nuestro tiempo telefónicamente o por las redes con los otros, dando apoyo, escuchar otro punto de vista ante la situación, o mirar dentro de nosotros mismos.

Muchas personas me comentan que están haciendo "limpieza general" de su casa, de su ropa, de sus armarios y se están encontrando muchos objetos de valía que creían perdidos o que tenían olvidados, con la ilusión y el agradecimiento que eso conlleva. Al mismo tiempo que están tirando cosas obsoletas al seleccionar lo realmente importante y que, en este momento de su vida, es "de su talla"...

Y yo me pregunto... ¿Y si hiciéramos lo mismo con nuestro interior? ¿Y si organizáramos una "limpieza general", desempolvando esa parte esencial que somos y seleccionando lo que está actual en estos momentos de nuestra existencia...? Hacer una revisión de nuestros valores, observar las creencias que ya no nos resuenan y cuales tenemos que implementar en su lugar. Darnos cuenta de lo importante de nuestra vida actualmente, lo que es "de nuestra talla" y retirar todos esos pensamientos recurrentes que se nos "hacen bola", que son difíciles de tragar y nos llevan a emociones negativas...

Quizá encontremos, en algún rincón, emociones positivas como la alegría al recordar los abrazos que nos dieron y que daremos a nuestros seres queridos, el agradecimiento de despertar un día más, de ver el cielo azul sin contaminación, de tener la suerte de poder optar a la tecnología que nos permite estar en conexión, de una u otra forma, con las personas importantes de nuestra vida... ¡Y tantas otras!

Con el ajetreo del día a día habitual, pocas veces nos permitimos estar un tiempo con nosotros como esta ocasión nos pone en bandeja. Aprovechemos la oportunidad de iniciar este camino interior...

A mí me ha sido de utilidad meditar para estar un rato, o dos, conmigo al día. El Centro de Úrsula Calvo nos ha abierto esas posibilidad gratuita en su web desde hace unos días...

¿Has probado alguna de esas meditaciones? ¡Te las recomiendo!

 

Por Paloma García Riera y Mijares

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.