Mis conversaciones con Conchita. Diferencias y similitudes entre seres humanos



El otro día me llamó mi amiga Conchita preocupadísima sobre un titular importante que acababa de leer. Al decirla que no sabía de qué me estaba hablando se enfadó muchísimo conmigo pues le parecía que estaba siendo "irresponsable" con mi actitud de no querer oír noticias ni ver periódicos, "con la que estaba cayendo"...

Desde hace mucho tiempo no suelo leer las noticias en la prensa y veo, como mucho, los titulares que aparecen, sin haber sido invitados, en el móvil o de forma ocasional o los comentarios de los noticiarios de tv si ésta está encendida en los tiempos en que los imparten.

De la misma forma que a Conchita , hay muchas personas a mi lado que eso lo sienten como si no me importase lo que ocurre, por ejemplo, con la situación actual en este tiempo del Covid 19. No es eso. Me importa y mucho... Lo que me pasa es que cada vez que leo algún diario, salen de sus noticias pequeñas caritas enfadadas o contentas, en función de sus preferencias políticas y sociales... La mayor parte de las noticias son desgracias o, según el color de la prensa que hojeo, críticas de uno y otro lado hacia los contrarios... A mí esto, literalmente, me causa dolor de estómago. Supongo que también habrá noticias que nos saquen una sonrisa, aunque escasea su difusión.

No es mi intención entrar en la polémica de si es acertada o no mi decisión. Simplemente es mi elección porque sé que, tener un mayor o menor conocimiento del tema, no va a arreglar nada y, sin embargo, cada vez que leo o hablo de ello hace que se pongan de manifiesto las diferencias entre los seres humanos. Y esto es lo que más me aflige.

Los seres humanos no somos nuestros pensamientos, por lo tanto no somos nuestras ideas políticas, preferencias religiosas, la afiliación a un club de fútbol, cual sea el país de origen o los valores y creencias personales. Precisamente todo lo demás viene dado, en gran parte, por las creencias que tenemos cada uno. ¿Lo habéis pensado? La mayoría de las personas son afines a unas "creencias" religiosas, políticas, sociales etc en función de su procedencia, ya sea por fidelidad o por rebeldía... Es decir, en la mayoría de los casos se siguen unas creencias que no se han puesto en "tela de juicio" o se han pasado justo al bando contrario por una imposición en la infancia desde tu sociedad más cercana...

Para mí los seres humanos tienen más similitudes que diferencias. Todas las personas nacemos de la misma manera, con un cuerpo similar, con unas necesidades parecidas, mostramos emociones y sentimientos cuando algo nos gusta o nos disgusta... Lloramos ante las pérdidas y nos alegramos ante lo que nos agrada... No, no somos tan diferentes. Al contrario, las diferencias que comento son mínimas y sin embargo nos alejan enormemente de otras personas que no "piensan" como nosotros... Sin darnos cuenta que estos pensamientos son los que nos separan y vienen, la mayor parte de las veces, de unas creencias que ni siquiera hemos elegido conscientemente...

Te sugiero que la próxima vez que te encuentres en una conversación de este tipo te hagas la pregunta "¿Qué hubiera hecho yo si hubiera nacido y vivido donde esta persona?" Y te animo a compartirlo.

 

Por Paloma García Riera y Mijares

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.