Mis conversaciones con la culpa. Problema y solución



El otro día me encontré con una amiga. Estaba desolada, a punto de llorar, y nos fuimos a tomar un café para poder hablar con tranquilidad.

El tema era que se sentía muy culpable porque, queriendo ayudar a su hija, había conseguido que una situación familiar se volviera en contra de su descendiente.

La intención de mi amiga había sido excelente y el "problema" familiar surgió de forma fortuita. Desde luego no existían culpables...

Ella sólo comentaba que le angustiaba mucho ver a su hija tan triste y compungida por el resultado de su intervención.

Cuando consiguió serenarse le comenté que las situaciones siempre surgen por algo y que lo importante, en este caso, es que se perdonase a ella misma por la "posible" responsabilidad del disgusto de su hija y que, cuando se hacen las cosas sin intención de perjudicar, normalmente ocurren "para" algo, aunque en el momento que pasan no seamos conscientes.

Perdonar a otros siempre es más fácil que perdonarnos a nosotros mismos... De igual manera que querer a otros es más sencillo que queremos a nosotros mismos o aceptar a otro es menos complejo que aceptarnos a nosotros plenamente...

¿Lo has pensado alguna vez?

 

Por Paloma García Riera y Mijares

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.