Mis conversaciones con la orilla. El conjunto



Esta mañana fui a dar un paseo por la orilla del mar. Siempre que puedo, y cuando el tiempo lo permite, lo hago para empezar el día en la naturaleza.

Mientras caminaba sintiendo las olas en mis piernas, notando la arena mojada bajo mis pies, la brisa en mi cara, el sol en mi espalda y viendo a las personas que se cruzaban conmigo, sentí que todo estaba integrado, que todo está unido, que somos como la sangre que corre por nuestras venas, que, aunque está compuesta de diversas sustancias como hematíes, leucocitos etcétera, el conjunto es lo que forma la sangre.

Y me sentí bien siendo participe de esta sensación en ese entorno. Me sentí tranquila y acompañada. Me sentí una con todo lo que estaba a mi alrededor. Me di cuenta que es como nuestro cuerpo, que tiene cabeza, tronco, extremidades y, al mismo tiempo, si te duele una uña... ¡todo el cuerpo se resiente!

De la misma forma fui consciente de que si le pasa algo a alguien, yo estoy implicada también de alguna manera, aunque no sea consciente...

Y tú ¿Lo has sentido alguna vez?

 

Por Paloma García Riera y Mijares

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.