Mis conversaciones conmigo 49. Problemas



Hace unos días empecé a reflexionar sobre unas cuantas relaciones en mi vida que se me estaban haciendo cuesta arriba. Me di cuenta de que había un común denominador en todas ellas y es que, queriendo ser partícipes de mi vida, se cargaban con mis dificultades, haciéndolas suyas al intentar ayudarme.

Cuando a una persona que quiero le comento un problema, lo ideal para mí es que me escuche, me pueda dar su opinión y, al mismo tiempo, no espere que yo lo solvente a su forma. Yo puedo agradecer que esté a mi lado, que me acompañe a la búsqueda de soluciones, teniendo en cuenta de que, si hace suyo mi dilema, se lo cargará a su espalda sin posibilidad de actuación, ya que su desenlace únicamente depende de mí.

Esto da lugar a que puede desarrollar expectativas de que determinada circunstancia tiene que ser tramitada de la forma que ella piense y, si yo decido elegir otra resolución diferente, puede sentirse frustrada al rumiar que me estoy confundiendo en mi elección.

Realmente, solventar mis crisis tendrán que ver con que yo tenga que aprender. Es importante no sentirnos imprescindibles, a la par que respetemos estilos y formas diferentes de ser y de actuar.

Y tú ¿qué opinas de cargarte con los problemas de los otros?

 

Por Paloma García Riera y Mijares

 Paloma García Riera

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+34 639 677 964

Paloma García Riera y Mijares. Pedagoga. Coach de equipos y liderazgo sistémico. Mediadora en Comunicación No Violenta. Dilatada experiencia en Formación y Docencia. Coautora de la herramienta "El Árbol Mágico" o cómo alcanzar objetivos con la ayuda de tu Niño Interior. Apasionada de la capacidad de felicidad del ser humano y del potencial de las personas.