El auténtico significado de “Namaste”

¿Quieres conocer el auténtico significado de “Namaste”? Para ello es necesario atender a su significado y simbología en el hinduismo y en el Yoga. ¡Descúbrelo!
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

“Namaste” es un saludo que se originó en la India y que proviene del sánscrito antiguo, idioma considerado sagrado y lengua clásica que empleaban los primeros yoguis, en el que están escritos los mantras que utilizamos en la meditación, entre otras cosas. En cuanto a qué quiere decir “Namaste”, no sólo se centra en el saludo y despedida, sino que es una expresión que también se utiliza para agradecer y como señal de respeto.

Qué significa “Namaste” en español

El término “Namaste”, en sánscrito proviene del término “namas”, de raíz “nam”, que se significa saludo o reverencia y que, al unirse con el pronombre “te”, que se relaciona con “a ti”, cobra sentido conjunto como “Te saludo”.
En la tradición hinduista y budista se le otorga además la condición de saludo sagrado. Es muy popular en la India, Nepal y la zona del Himalaya. También se utiliza en del mundo del yoga, ciencia milenaria también originada en la India y relacionada cultural y contextualmente con la cultura budista e hinduista.
Por lo tanto, y aunque el significado real que encierra esta palabra es muy profundo, vendría a decir: “El Dios que hay en mí saluda al Dios que hay en ti”. En este sentido, la palabra Dios podemos sustituirla por “lo divino” o “mi espíritu”, dada la amplitud de acepciones que podemos encontrar en este idioma. De esta manera, en esta connotación todos los seres serían considerados, en esencia, “Dios”.

Significado de “Namaste” y simbología

En este aspecto, las referencias a “lo divino” o “mi espíritu” van encaminadas a corazón o alma, más bien hacia el interior espiritual de cada ser, sin sentido religioso alguno. También se relaciona con el interior de cada individuo, lo etéreo que existe dentro, con la esencia. Podemos entenderlo como “lo mejor de mi esencia interior saluda, respeta o agradece a tu mismo interior, a tu alma”.
Así, cuando se utiliza el saludo “Namaste”, se reconoce la divinidad propia y del otro, y se crea una unión profunda, espiritual, que va más allá del denominado “ego”: es decir, va más allá de los roles sociales y de cualquier identificación con la mente.
De ahí la belleza y perfección del sánscrito antiguo y sus diversas traducciones. En la filosofía hindú, que amplía el conocimiento y sentido de esta lengua, se concibe a todos los seres como parte un Todo, como parte del Universo. Por lo tanto, este recibimiento va mucho más allá de los protocolos y se acerca al respeto supremo por el interior de los demás, considerándolo divino.

Mudra Namaste

Generalmente, este saludo se acompaña de un gesto, llamado mudra. Los mudras son posiciones que realizamos con las manos, que contienen determinados significados. El mudra Namasté se realiza juntando las palmas de las manos e inclinando el cuerpo mientras se dice “Namaste” con los ojos cerrados. A este mudra también se le llama “Anjali Mudra”, o, en el contexto del Yoga, “Atmanjali Mudra”, y simboliza una “reverencia al Yo”: “Atman“ significa esencia, aliento o alma individual.
Ambas acciones se pueden hacer colocando las manos unidas frente a la cabeza (delante del tercer ojo) o frente al pecho, donde hallamos el chakra del corazón. Esta posición nos permite reposar en equilibrio y fomenta el flujo de nuestra energía, ya que equilibra los hemisferios izquierdo y derecho de nuestro cerebro.

Compartir
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Mantente al día

Artículos recientes

Descubre más

Artículos de interés