Libera tu mente de preocupaciones en 3 sencillos pasos

Aprende un sencillo método para liberar tu mente de preocupaciones. Un proceso fácil y eficiente para liberarte Aquí y Ahora
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

S

         entir preocupación parece algo normal, natural en el ser humano. La situación insostenible aparece cuando nos preocupamos demasiado, o si vivimos en un constante estado de preocupación, que puede llevarnos a situaciones de estrés, ansiedad o infelicidad continua. Por ello, es fundamental aprender a liberar tu mente de preocupaciones.

La preocupación, en realidad, no es más que un pensamiento que genera nuestra mente, y nos provoca emociones negativas, ya que activa en el organismo un mecanismo de respuesta, conocido como “lucha-huida”, que lleva a nuestro cuerpo a un estado de “alerta total”. Este estado, además de producirnos sensación de malestar físico y emocional, puede provocarnos estrés y ansiedad, reduciendo así nuestra capacidad de respuesta. En definitiva, preocuparnos, en lugar de ayudarnos a resolver la situación que nos inquieta, lo que hace es bloquearnos y limitar nuestra capacidad resolutiva.

La buena noticia es que liberarte de tus preocupaciones está en tu mano. No se trata de evadir las situaciones difíciles, sino de aceptarlas como oportunidades de aprendizaje y superación. En realidad, cada adversidad que nos encontramos en la vida no es más que un nuevo reto que, explotando nuestro potencial, intuición y creatividad podemos superar para obtener maravillosos aprendizajes como parte del propio crecimiento personal.

Te proponemos un efectivo proceso con el que, siguiendo unos sencillos pasos, podrás liberarte de preocupaciones de forma rápida y sencilla:

Pasos para liberarte de preocupaciones

1. Toma consciencia

Lo primero para poder liberarte de tus preocupaciones es hacerte consciente de esos pensamientos que están ocupando tu mente como fuente de tu preocupación. Ahora, identifica la situación adversa que realmente te preocupa y escríbelo.

2. Decide y Actúa

Ahora que ya eres consciente de la fuente de tu preocupación, plantéate si puedes hacer algo para solucionar la situación. Tendrás tres posibilidades ante esta cuestión:

  • “Si, y lo puedo hacer ahora”. No esperes más, hazlo y habrás conseguido liberar tu mente de preocupaciones.
  • “Sí, pero no ahora”. Si este es el caso, planifica el momento más apropiado para hacerlo, y vuelve al Ahora. Sólo tienes que volver a conectar con el momento presente. Tu mente ya es libre de la preocupación que la ocupaba: parte de su solución está en tu mano, y forma parte de tu agenda, pero se trata de algo que ocurrirá en el futuro. Relájate y disfruta el presente, y cuando llegue el momento aplicarás la solución que está en tu mano.
  • “No puedo hacer nada para resolverlo”: en este caso, recuerda que es probable que la situación adversa no ocurra. No obstante, escribe lo que supondría en caso de que ocurriera, y pregúntate si esas consecuencias realmente son tan graves. Escribe también las oportunidades que, en caso de que ocurriera, podría ofrecerte. Verás que incluso aquello que te preocupa puede brindarte nuevos retos.

3. Entrena tu mente

Para ayudarte a aprovechar este proceso es importante entrenar tu mente. Puedes realizar regularmente ejercicios de meditación. Esta técnica te ayudará a liberar tu mente de preocupaciones con mayor facilidad, ya que favorecen tu capacidad para:

  • Identificar con mayor claridad los pensamientos boicoteadores que ocupan tu mente.
  • Reducir el ruido mental.
  • Estar más conectado con el momento presente.
Compartir
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Descubre más

Artículos de interés