Yoga como tratamiento efectivo para el estrés

Mediante las posturas yóguicas (asanas) y la respiración (pranayama) nuestro cuerpo se colma de energía, relajando la tensión muscular y estimulando las células. Descubre cómo ayuda la práctica del yoga a combatir el estrés
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

“Controlando las ondas de pensamiento o las fluctuaciones de la mente alejamos la causa del estrés”

Desde tiempos inmemoriales las personas han buscado soluciones para el estrés. Patanjali (maestro que expone el yoga como un método para acercarse al común de las personas) ya entendió que: “Controlando las ondas de pensamiento o las fluctuaciones de la mente alejamos la causa del estrés”.

El yoga es una disciplina en el que el cuerpo y la mente se conciben como una unidad. Mediante las posturas yóguicas (asanas) y la respiración (pranayama), nuestro cuerpo es la energía que relaja la tensión muscular y las células.

Para controlar el estrés diario es importante que alcancemos un estado de relajación tanto como el cuerpo como la mente. Está demostrado que una de las formas para conseguirlo es mediante la práctica del yoga. La práctica de yoga no es la única terapia para el estrés, pero sí la más natural.

Mediante la práctica del yoga, nuestro cuerpo libera las tensiones acumuladas y alcanza un maravilloso estado de relajación que influye en nuestro sistema nervioso central así como sobre el circulatorio, digestivo y respiratorio.

En este sentido, los efectos positivos del yoga sobre nuestro cuerpo y mente son innumerables:

  • Mejora la oxigenación cerebral.
  • Se regulan los neurotransmisores, el sistema nervioso, la alerta y la gestión, y los síntomas del estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Libera las tensiones del cuerpo, reponiendo energía y liberando toxinas.
  • Actúa sobre el sistema circulatorio, respiratorio y digestivo.
  • Regulación de la producción hormonal mejorando la capacidad pulmonar, la tensión arterial y la frecuencia cardíaca.
  • Mejora la motricidad y el equilibrio, los procesos de atención y concentración, la socialización, el rendimiento intelectual y laboral.
  • Los beneficios sobre el sueño son incomparables, favoreciendo sueños reparadores.
  • Durante el proceso se mejora el sistema nervioso autónomo, reeducando y equilibrando la vía simpática y parasimpática. Esto produce un efecto de calma en la mente, con la disminución de la hiperactividad.
  • Asimismo, su práctica favorece la regulación del peso corporal y ayuda a controlar las conductas obsesivo-compulsivas hacia la ingesta de alimentos, equilibrando los procesos digestivos, circulatorios y endocrinos.

Practicar yoga de forma habitual dos veces a la semana ofrece múltiples beneficios para nuestro organismo, facilitando una vida más tranquila y libre de estrés. Al contrario que otras prácticas para reducir el estrés, el yoga permite no solo reducir los síntomas del estrés si no también las posibles causas que lo provocan.

Compartir
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Descubre más

Artículos de interés